La morfología del pie: el factor clave en la compra de unos pies de gato

Actualmente proliferan cada vez más marcas de material de montaña, algunas de ellas especializadas en ropa tecnica, otras en material duro, otras en calzado, y luego estan las multimarca, que intentan presentar un catálogo completo con todo tipo de productos.

En el caso concreto de la zapatería, el tema es para volverse loco. Si ya es complicado elegir correctamente un pie de gato en funcion de nuestros deseos y aspiraciones, no os cuento nada si introducimos como factor un gran numero de marcas diferentes, cada una de llas con sus propias hormas, materiales y acabados.

La estrategia correcta a la hora de buscar el pie de gato adecuado, es no creerse nada de lo que los diversos y supuestos “expertos” que nos asesoren nos cuenten, a no ser que se trate de un verdadero escalador experto, sin intereses concretos en una u otra marca (no valen los patrocinados por …). Normalmente esas recomendaciones se basan en la calidad o prestaciones del pie de gato, y se suele obviar el factor fundamental para la elección de cualquier tipo de calzado, pero más especialmente delicado en la elección de pies de gato: el tipo de pie que tienes.

Cada marca desarrolla sus modelos dependiendo del tipo de escalada al que ese modelo va dirigido: unos tienen punta agresiva, otros son mas curvados, otros llevan detalles y virguerías varias para esto o aquello, etc. En otro orden de cosas, elegir un pie de gato que nos resulte bonito es un detalle sin importancia técnica, pero como deciamos, lo más importante es atender a la morfología del pie que tenemos, ya que esto va a ahorrarnos más de un disgusto y dolores muchos mientras escalamos.

A continuación os exponemos los distintos tipos de morfologías de pie que solemos tener los humanos (los extraterrestres que escalan 9a también ;-) ) antes de que os arrepentáis por vuestra adquisición. Según cada tipo de pie que tengamos, debemos usar un tipo idóneo de calzado.

En la morfología del pie se pueden observar tres tipos básicos:

morfología del pie - eleccion del pie de gato ideal

1. El pie griego.

Si observais los pies de las estatuas de la época clásica, comprendereis por qué se llama así este tipo. En esta morfologia el segundo dedo es el más largo, después el dedo gordo, que mide lo mismo que el tercer dedo, y el resto de dedos son más pequeños. Para estos tipos de pie es recomendable utilizar zapatos que faciliten la distribución de cargas sobre la parte delantera del pie.

2. El pie egipcio.

Este tipo de pie se ve reflejado en las estatuas de los faraones, donde el dedo gordo es más largo que los otros dedos, que le siguen por tamaño en orden decreciente. Este pie suele sobrecargarse más con el calzado, y tienen tendencia a padecer juanetes y artrosis metatarsofalángicas.

3. Pie polinesio o cuadrado.

Este tipo de pie se observa en los cuadros de Gauguin, que como sabeis estuvo viviendo muchos años en la polnesia, pintando gran parte de su obra allí. En esta morfología todos los dedos son casi del mismo largo y están alineados entre si.

La importancia de conocer la morfología de tus pies se nota cuando gracias a una buena elección en funcion de esta morfología evitas problemas como el dedo de martillo, hinchazón de pies por llevarlos apretadísimos, callosidades en el dorso de los dedos, deformación de dedos, factitis plantar, uñas encarnadas, etc.

Para acabar, un apunte “esotérico” que tiene que ver con esto de la morfología del pie, fijate en qué cosas se fijaban los antiguos… :-)

El pie es un libro abierto que habla de la persona y de sus dificultades, de su pasado y de su presente. Por ejemplo, se dice que el pie “griego” apunta al espíritu y corresponde a personas que se torturan mucho por los cambios que experimentan. Los poseedores de un pie “egipcio” tienen más equilibrio entre el interior y exterior. El pie “cuadrado” pertenece a quienes les cuesta que aflore su parte espiritual y son personas estables a las que se les dan bien los negocios. Las personas de pies “planos” son firmes y estables; mientras que a las de “dedos largos” nunca les faltará nada, aunque “antes de llegar a ese equilibrio, se darán muchos golpes en la vida y pueden caer en depresión”.

En fin, que cosas! Esperamos que esta pequeña guía os ayude a elegir mejor vuestros pies de gato.

Si os gustó el artículo, ¡no olvideis compartir en las redes sociales!

 

About

En época de crisis, reparar tus pies de gato puede ser la mejor opción, al menos la más económica, para poder seguir escalando sin tener que comprar unos pies de gato nuevos. En repararpiesdegato.com os contamos todo lo relacionado con esta noble labor realizada por artesanos y escaladores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

¡Siguenos en nuestras redes sociales!

Te mantendrás al tanto de todo o nuevo que vayamos publicando sobre el mundo del pie de gato.